NUESTROS BURROS ZAMORANOS LEONESES

Todos nuestros burros pertenecen a la raza zamorano-leonesa, que se caracteriza por su gran fuerza y tamaño y un pelaje larguísimo. Esta raza es la que se encuentra en mayor peligro de extinción. Por comodidad de los animales, son esquilados todos los años a finales de mayo, por lo que no podremos observarles con su pelaje completo. Todos nuestros burros están censados en ASZAL "asociación nacional de criadores de raza asnal zamorano-leonesa". Seguro que os costará diferenciarlos en las fotos.

RITA.

La líder indiscutible de todos nuestros burros. Casi imposible no contar con ella en nuestras excursiones, pues es a quien siguen los demás. También la más escapista, encuentra irresistible cualquier puerta abierta.

POCHO.

Tengo que confesarlo, es mi ojito derecho. Lo trajimos con 5 meses y lo hemos criado desde entonces. No le pusimos el nombre por enfermo, pero, casualidades de la vida, necesitó 3 operaciones para salvarle la vida. Afortunadamente ya está totalmente curado.

El preferido de los adolescentes. Sin lugar a dudas, el más curioso de todos, no dejará de saludar y observar a vacas, caballos, ciervos....

FLOR.

Nuestra burra con menos personalidad propia. Totalmente dependiente del resto, seguirá fielmente en la ruta al resto de nuestros burros. La preferida de todas las niñas. Maravillosa burra intrépida en la naturaleza, pero con pánico enfermizo a las alcantarillas y rejillas cuando cruzamos algún sitio civilizado.


DORA LA EXPLORADORA. Nuestra burra más joven, hija de Flor. Nos costó casi 3 meses poder acercarnos a ella, y ahora es una de las más cariñosas. Las partes menos duras de la ruta se dedicará a "pinchar" al resto de los burros.

JUANITA.

Junto con Dora son las más jovencitas. Una burra enorme, igual que su madre, Dulcinea.

La más intrépida, no tiene miedo de cruzar ningún obstáculo: troncos, ríos....

Su nombre es en honor a mi amigo Juanito, gran volador que ahora vuela alto.

DULCINEA.

Sin lugar a dudas nuestra burra más "zen". Enorme, tranquila, buenaza, es la burra ideal para los niños pequeños. Tiene un mece mece tan perfecto que a veces los peques se nos quedan dormidos. Para el mes de noviembre esperamos un hijo de ella.